Su diseño de doble pared genera una aislación térmica que permite tomarlo entre las manos sin quemar. Aporta valores sensoriales superadores para este tipo de objetos, ya que carece de asa, elemento que caracteriza y define a tazas y tazones.